Imprimir

Indicadores de Eficiencia Energética – Fundamentos Estadísticos

  • 30 June, 2016

    International Energy Agency

    Expertos en Red

    Reunión

    Only registered users can download files: Register/Login

  • Summary:

    La eficiencia energética cobra una elevada prioridad en la agenda política. De hecho,
    existen muy pocos países que no tengan el objetivo de ser menos energointensivos,
    consumir menos energía y disminuir sus emisiones de dióxido de carbono.
    Si se desea evitar un aumento de 5 o 6 grados centígrados en la temperatura
    mundial hasta finales del siglo, será necesario lanzar programas ambiciosos de
    eficiencia energética en todo sector y en cada país. En la primera edición de su
    Energy Efficiency Market Report, la Agencia Internacional de Energía (AIE) eleva
    el estatus de la eficiencia energética de “combustible oculto” a “nuestro primer
    combustible” y con buena razón. Este hecho se encuentra alineado con los análisis
    de los informes World Energy Outlook y Energy Technology Perspectives, en los
    cuales se demuestran que de hecho un 40% de la energía del mañana podrá
    provenir de los avances en la eficiencia energética.
    No obstante, las intenciones no siempre son seguidas de acciones. Pese al fuerte
    consenso en apoyo a la eficiencia energética, las cifras evidencian que el efecto de
    la eficiencia energética en la demanda se ha reducido a la mitad en comparación
    con los 20 años anteriores.
    Hay varias explicaciones posibles de la brecha entre los enunciados y la acción,
    pero una de las principales es la carencia de datos precisos para la elaboración
    de indicadores adecuados. Por ejemplo, ¿en cuántos países se conoce el consumo
    energético de los electrodomésticos, la energía utilizada por las oficinas para fines
    de calefacción, o por los camiones en el transporte de carga? Se desconoce no sólo
    dicho consumo energético, sino además las cifras de las actividades correspondientes
    (número de electrodomésticos, área calentada o toneladas por kilómetro).
    Sin datos no hay indicadores y, sin éstas, es obviamente difícil –si no imposible– una
    evaluación sólida de la situación. Esto a su vez dificulta tanto la optimización de las
    medidas y políticas como el monitoreo de los avances y las falencias.
    Con frecuencia se plantea la falta de recursos, pericia, conocimientos técnicos y
    procedimientos como motivo de la carencia de datos e indicadores. No obstante,
    alrededor del mundo existen prácticas de sondeo, medición y modelización.
    Es cuestión de tomarse el tiempo para analizar estas medidas y ponerlas a la
    disposición de todos.
    Y este es precisamente el propósito del presente Manual. Después de los
    capítulos iniciales, dedicados a identificar los indicadores más comunes para los
    cuatro sectores principales y los datos que los fundamentan, se describe más de
    160 prácticas empleadas en todo el mundo para recopilar la información necesaria
    para la formulación de dichos indicadores.
    Estos procedimientos abarcan las cuatro metodologías principales para la
    recopilación de datos: fuentes administrativas, sondeos, medición y modelización.
    Cada práctica es presentada en un mismo formato, a fin de ayudar al lector a
    identificar la información y comparar las prácticas. Entre los objetivos del presente
    Manual se incluye el intercambio de experiencias y la formación de contactos y
    vínculos entre los usuarios y países.

Speak Your Mind

*


*